domingo, 9 de agosto de 2009

La plata no es la felicidad pero, ¿ayuda?


Ayuda a pagar las deudas que no existieran si no hubiera plata. Ayuda a comprar los zapatos de marca que te hacen “feliz” cuando les enseñas a tus amigos, competencia absurda que no existiría sin plata. Ayuda a impresionar a gente que no conoces pero que si no existiera el poder, no necesitarías impresionar. Ayuda a ponerte nalgas de plástico y senos acrílicos que no son sino una más de las estupideces del glamur y la ridícula aceptación social que nos trajo la plata. Ayuda a que las mujeres se fijen en uno, en un mundo donde más que el ser humano importa la plata… en fin. Visto así, claro que ayuda.

Cada cosa que hacemos responde a un “por qué” filosófico. No utilizamos la taza del baño en vez de la maseta del patio porque es más bacán… ¡NO! La utilizamos porque nuestra cultura prioriza la higiene y el servicio higiénico es un invento que se popularizó y avala ese trabajo. Así mismo todo lo demás. Las cosas vienen de un “por qué” y la respuesta de ese “por qué” es la que nos da luces para saber que nos estamos desviando. Voy a citar varios ejemplos cotidianos para que te des cuenta de que el occidentalismo consumista nos está distorsionando la forma de pensar.

La Iglesia
Cuentan los “Hechos de los Apóstoles” que la comunidad cristiana primitiva era desprendida de los bienes materiales y que los que tenían algo vendían sus bienes para dar a los que no tenían nada. Hoy, en la iglesia en general, se habla de la filosofía cristiana en dos secciones: la una es la referente a todo lo que no tenga que ver con dinero; y la otra es aquella donde interviene el vil metal. Así, el pastor o el sacerdote nos hablan de los valores que nunca pasarán de moda: honestidad, verdad, pulcritud, responsabilidad, etc. Dicen que esto fue lo que Cristo nos enseñó. Pero al llegar al desprendimiento, parecería que utilizan otra Biblia. El 99% de pastores y sacerdotes no tienen las agallas para predicar sobre el desprendimiento. No tienen el coraje para formar sociedades que no giren en torno al dinero como lo cuenta la Biblia. Saben que el rato en que dicen una verdad como esta: “se les acaba el negocio”. Es cuestión de ir a una iglesia evangélica o católica “aniñada” y ver como se pasean vergonzosamente las marcas más caras en un desfile de modas inmundo. Dentro de los templos se ven las “bendiciones” y fuera de los templos las “contradicciones”. Eso fue lo que hizo la plata. Creo a oportunistas que predican idioteces separatistas en vez de mensajes de unidad. Las iglesias necesitan hoy más dinero que nunca. Hay que levantar estructuras, hay que pagar al pastor, hay que comprar carro para la misión, hay que bla bla bla. Pero fuera está el hambre que poca o ninguna esperanza tiene en el fariseismo barato. Si no me crees constátalo.

Los matrimonios
Los matrimonios, los bautizos, los cumpleaños y todos nuestros eventos sociales cumplen una función filosófica especial. Los matrimonios tienen el propósito de unir a una pareja por acción de la ley o la religión. ¡Este es su propósito! El bautizo tiene el objetivo de iniciar a un niño o un adulto dentro de la fe religiosa. Los cumpleaños son fechas donde recordamos que nacimos y que cumplimos un año más de vida. Pues bien. Hasta ahí no hay problema. El lío viene cuando el capitalismo consumista arrasa con los propósitos y nos impone “costumbres” que despiertan hábitos de consumo. Por ejemplo: ¿No les parece ridículo que un evento íntimo como el matrimonio, hoy se matice con una lista de compras que los novios envían a sus invitados? ¿No es ridículo? Es una indelicadeza absurda que para invitarte a un matrimonio te envíen una cuenta bancaria. Qué pasaría si tu llegas al matrimonio con una artesanía que hiciste a mano que simboliza el amor perecedero. Pues nada, esa es una idiotez para el consumismo y seguramente serás visto, o como avaro, o como pobretón. Los dos son desprestigios típicos de la sociedad de consumo.

Veo con regularidad a parejas gastando comida equivalente a 35 dólares por invitado. Dios mío, ninguna de esas parejas son petroleros ni mucho menos. Son clase media como yo. Los matrimonios son pesadillas que llegan a costar 5, 10, 15 20 mil dólares y me encuentro con parejas que cinco años después de la boda siguen pagando esa noche. ¡Eso es ridículo!

Las mujeres me ven como muy poco romántico y pueda que lo sea. Pero yo en cambio los veo a hombres y mujeres que se prestan para ese “pretexto de compra” como ilusos. ¿Acaso no hay necesidades más grandes dentro de quienes nos rodean, como para desperdiciar el dinero en banalidades como los matrimonios y sus regalos?

El consumo del agua
Tuve la oportunidad de ir a Loja, ciudad de la que me siento hijo, y ver en una oportunidad un sinnúmero de autos sucios. Nadie lavaba los carros y esto era un descrédito -a mi juicio- contra los que yo consideraba los ecuatorianos más intelectuales del país. En la primera oportunidad que tuve me quejé frente a un grupo de estudiantes universitarios y ellos, entre con paciencia y burla hacia mi desproporción, me dijeron: “Mira, en Loja no hay agua. Aquí el que lava el carro en medio de la escasez es mal visto” ¡Dios mío! Era tan sencillo como eso. Si no hay agua para tomar, lo más lógico es que no haya agua para lavar el auto. Pasaba sobre el discurso de poder pagar por el servicio o no.

De todos modos la bambalina que tenemos por filosofía de vida nos dice que no importa cuánto gaste de lo que sea… si yo tengo dinero para pagarla pues ese es problema mío. Y dentro del mismo criterio podría enmarcar la madera, el aire, la cultura o lo que quiera.

Conclusión
El dinero no tiene un “punto medio” hasta que le ponemos. Antes de tener yo puedo anticipar que trabaje en lo que trabaje, no quiero ganar más de 1000, por ejemplo. Esto hará que cuando gane 2 mil sepa que mil están de más y pueda compartirlos y no atesorarlos. Cuando uno es pobre uno busca “aunque sea un carrito que ande” pero cuando el banco nos abre posibilidades para endeudarnos, el carrito que ande debe ser de la casa. Hay que poderle un punto medio al dinero antes de que el dinero se apropie de lo mejor que tenemos como seres humanos que es la capacidad de dar amor.

4 comentarios:

DanielSaurio1989 dijo...

Hola Mati.!!Soy Daniel, fiel seguidor tuyo, desde que trabajabas en Pitbull y todavía me encontraba en colegio y siempre me identificaba como DanielSaurio jeje...todavia atesoro lecciones en mi vida que tu me las diste como el meter la cuchara al postre, de quien es la culpa?! y mi casa es la victima o beneficiaria de ser parte de quienes le metemos la cuchara al postre, al cuidar de la naturaleza, agua, nuestra basura, de las palabras cuando se lanzan dedos de juez para hallar culpables, en fin, podré decir que eres uno de los mentores para mi vida.

A favor de tu aparente "rebeldia" ante la iglesia que aseguro todos de una u otra manera la hemos tenido sino que unos somos mas sinceros y se puede decir intensos en nuestra manera de pensar las cosas.

Voy leyendo tu blog desde hace tiempo, y quiero decirte que no desmayes en tu esfuerzo de expresar tus ideas, tus metas sigan adelante, y que el dinero, sirva, no sirva, sea útil o no, nunca falte en tu hogar; en fin lo mejor para ti Mati, no desmayes nunca.

En este caso me gustó mucho tu pensamiento alrededor del por qué filosófico del dinero, analizando muchos problemas, y causas, de diversos problemas, queriendo o no llegamos a ese eterno mal, una horrible bendición para muchos, el dinero.

Por qué Colombia y sus líderes mienten descaradamente a diestra y siniestra? El Dinero y poder, que no es otro nombre que lo que se alcanza para y por dinero.

Por qué EEUU invade y mata a civiles en el medio oriente? Por Petróleo, que no es más que un camino que lleva al mismo destino, dinero.

Conforme a crecí todos decían que lo óptimo es estudiar, para tener una buena profesión, para tener un buen trabajo, para que no pases por hambre, para que consigas una buena mujer, para que a tus hijos no les falte nada, para que puedas "sobrevivir" de viejo, y te puedas enterrar solo!

Siempre he sido alguien inconforme, por naturaleza supongo, con lo que me dicen, y pensando bien llegué a una cruda verdad. El dinero produce en el existir humano el miedo!. Como?! Pues mira, los estudiantes tienen miedo de perder el año, de no "ser alguien" como dicen, de no poder graduarse; el miedo de que sino alcanzan esas cosas no podrán trabajar, no podrán avanzar, no podrán ganar DINERO, miedo a no tener dinero.

Por qué se rompen la espalda jóvenes graduados y gastan su juventud acumulando riquezas? Por miedo, a no tener dinero, ser mal visto es un a sociedad que considera extraterrestre a quien priorice el espíritu y la mente. Para poder apantallar a chicas (con dinero), para tener algo para cuando se casen (dinero y posesiones), para tener un súper departamento (que sino usan con chicas y se tiene buen dinero aparte, no sirve); puedo seguir dando seguidos ejemplos de como el dinero mueve como un motor a engranajes las diferentes actitudes y etapas de una persona.

Y uno de esos grandes engranajes mas grandes que mueven este mundo, es el miedo,como tu dices en una publicación anterior, aparte de la culpa, el miedo es uno de ellos.

DanielSaurio1989 dijo...

Mi abuelita en la tv muchas veces no entendía de qué se trataban las películas que veíamos en familia, por ejemplo El Señor de Los Anillos, veía al gran ojo y decía "Uyyy hijitos, ese es el diablo".

Veía al rey persa en 300 y añadía su comentario típico al ver un malo "Ese es el diablo". Lo que producía cierta comicidad en la actitud de la abuelita, pero creo, y soy consciente que en pequeños detalles hay grandes verdades; y deduje que es así! Sí! Es Así! Acaso esas personas no son llevadas por actitudes que solo el Diablo, puede provocar.
Y comencé a comparar, cuando veo que hermanos de iglesia se cruzan de brazos y se esfuerzan tanto por la etiqueta y apariencia dentro de iglesia, y cierran sus ojos y miran a otro lado cuando de pasar de verso a hecho se trata el diablo está detrás teniéndolos esclavos de sus miedos.

Cuando veo a un pastor que pone todo de sí en cuanto a cuentas de de tesorería de iglesia se trata y cuando llega un desconocido, sediento de nuevas vivencias y de conocer a Dios se trata, no se alza las mangas y trabaja como se debe. Esclavo del temor de no recibir no paga. Hoy cumplimos 200 años del primer grito de independencia y aún vemos esclavitud y servidumbre en cada persona de este país. Al temor de no tener dinero y poder.

Es sólo de ser más conscientes de como y porque hacemos las cosas, de subrayar un poco mas los actos para analizarlos, y darnos cuenta de grandes verdades en pequeñas vivencias, de ver una obra de arte donde otros ven basura.

La biblia nos habla de esas sociedades, de comunidades y también nos habla que ese modelo eclesiástico de congregaciones inmensas nunca lo impuso Jesús, Jesús hablaba de comunidad, que significa comunión, es un modelo mal creado, no de pequeñas metrópolis en cuatro paredes en la que la gente entra como en centros de lavado de autos, te recomiendo leer este libro que cambió en 180 grados mi manera de visualizar la iglesia se llama La Iglesia Revolucionaria del siglo XXI, de Russel Burril, Jesús comenzó desde su familia, desde sus 12 discípulos, que en grupos pequeños o células como también se las nombra, se daban estas verdades cuyo centro era LA BIBLIA!

Por qué muchas tachan ciertos capítulos y libros de la biblia, convierten ese mar de sabiduría en pequeños oasis acomodados para desesperados, y que pasa si hablan del apocalipsis? Si condenan la actitud ambiciosa? como tu dices, se acaba el negocio.

Lo mejor y a veces deseo eso, es olvidar todo lo que me han dicho y leer la biblia por mi parte, y por mi cuenta sin que nadie me mastique el alimento bíblico aprender de ella. Miembros de iglesia salen contentos con lo que les dicen en células, o hay predicadores que sin leer la verdad entera cometen reales falacias como tu decías de hasta orar por los calzones de X hermana. El miedo a descubrir verdades incómodas, a subrayar enseñanzas que actúan como un maremoto que pueda cambiar toda su realidad; el miedo a encender la luz de una verdad más amplia cuando los ojos han pasado mucho tiempo cerrados en una verdad personal.

Sea cual sea el motivo, veamos e iluminemos bien nuestros caminos, no dejemos que el miedo, la culpa, o la base de problemas, el dinero, sean las bases de cada vida que construimos cada día, es duro enfrentarse a modelos de personas, sociedades y conjunto de personas que no llevan bases iguales a las nuestras pero podemos estar seguros que si forjamos las bases en la única verdad que se encuentra en la biblia, pues no derrumbaremos y no caeremos en esa trampa anti cristiana de vivir por temor y culpa.

"Construye tu casa sobre la roca, que es Jesús". Y mandemos por la borda el temor, y culpa para poder hacer de esta vida, una verdadera vida, más allá de sobreviviencia pura.

andrescontilde dijo...

Gran post Matías. Comparto completamente tu opinión. Hay que regresar hacia lo que realmente importa. Te cuento un caso que hubo hoy en mi oficina. Una chica se desmaya por el estrés que le provoca el trabajo... la dueña llama a putear porque dos compañeros la acompañaron a la clínica inconciente. Les reclama y exige que vuelvan pronto a trabajar. No tiene sentido!!. Se está poniendo al dinero por encima de los seres humanos lo que provoca que los seres humanos reaccionemos de forma irracionales con tal de tener bolsillos llenos de dinero.

Casi todos los problemas sociales que existen hoy por hoy se dan a causa del dinero.

Kleber Quintana dijo...

Recién me entero que tiene spost Matías, disculparás pero estaba medio perdido desde que no te escuchaba en tu programa de radio de HCJB.
Déjame decirte que comparto plenamente lo que dices. Es y será raro escuchar a un Pastor que al tener una Iglesia piense primero en cuidar del rebaño de Dios en lugar de pensar en cuánto de diezmos le dejarán esta semana.
Sigue adelante Matías. Dios está contigo.

Matías Dávila 2010, Todos los derechos reservados. Quito - Ecuador - Suramérica