sábado, 5 de junio de 2010

Mis relaciones y el Facebook



El Facebook reemplazó el parque frondoso que tenía frente a mi casa. Ese parque donde uno se conocía con la chica que luego se convertiría en la enamorada del verano, donde uno se le declaraba, donde nos besábamos y hasta donde, por falta de presupuesto, incluso con algunas llegué a hacer el amor. El Facebook le quitó las flores a las serenatas y las serenatas a los amores. Le robó la magia a las mariposas en la panza y le quitó el secreto a la complicidad. El Facebook ha llenado de inmediatez mis mañanas. Ya no tengo que darme el trabajo de llamar a nadie, es más, hace rato que no oigo las voces de los amigos que están más en contacto conmigo.

El Facebook le quitó el romanticismo hasta al menos romántico de los escritores: yo. No puedo explayarme para contar las cosas con detalle sino resumo abruptamente con la esperanza de que los que somos de mi época lleguen a comprenderlo. Además le quitó lo bonito al castellano: le quitó las tildes a las esdrújulas y abrevió hasta los insultos. En mi época de adolescente me tomaba la molestia de gritarle “hijo de puta” a algún brabucón que violara lo que yo entendía como mis derechos. Hoy, gracias al Facebook, a ese mismo hijo de puta podría eliminarlo de la lista de mis contactos. ¡Tremenda represalia!

El Facebook hizo que los chismes se conviertan en “noticias”, y eso es un problema a la hora de confesarme: qué cura me daría una penitencia por emitir y recibir “noticias”. Recuerdo que por chismoso me plantaron un recreo entero de padrenuestros y avemarías.

Pero es que hasta para hacer el amor el Facebook ha sido un represor. Cuanto había que palabrear antes… hoy solo hay que etiquetar un par de fotos, subir seis comentarios, linkear algunos sitios y ponerle fecha al coito que, por cierto, ni siquiera debe ser presencial porque con las “maravillas” de la tecnología, hoy puede hacerse en línea.

Este es mi alegato en contra de esta herramienta. Me encantaría terminar este artículo mostrando mi protesta y declarando que jamás volveré a usarlo… pero cómo difundiría este mismo artículo.

5 comentarios:

Saulo Ariel dijo...

Saludos Matías.
Hace unas semanas alguien me escribió al correo alertándome que mi cuenta en Facebook había sido eliminada o alterada. Enseguida me pregunté: ¿de qué está hablando este caballero? Y es que Yo no tengo y nunca he tenido cuenta en Facebook, Twitter, o en esas vainas snobs cuyos miembros generalmente parecen seres de otro planeta con escrituras que francamente resultan indescifrables por lo absurdas, así por ejemplo la expresión "xD" y muchas otras más que ya ni me acuerdo.
Me atrevo a decir que Facebook, twitter, sonico y demás comunidades "filiales" de alguna manera reflejan la cultura y el espíritu de la época que predomina en buen segmento de la sociedad real y virtual. Lugares donde las constantes son: trivialidad, murmuración, vulgaridad, mediocridad, vanidad, futilidad, vacuidad, es decir: el lugar donde concurren los vicios veniales del común y corriente representante del mayoritario hato.
No, Yo solamente tengo mi modesto y austero blog, desde donde digo lo que considero debo decir. Una opción más que suficiente para ejercer la libertad de expresión.
Resulta patético que por ahí o por allá algún astuto y zafio mercader reinvente una sosa y ridícula tonadilla y por acá y más allá el tumulto baile vulgarmente al son de dicha musiquilla, todo por estar al ritmo de "la moda".
Matías bien por tu comentario que presenta una realidad que es notoria en internet y en la mayoría de quienes "navegan" en la red.

Paola Pérez dijo...

Mati.... es verdad que el facebook, ha sido una cosa que nos quita mucho tiempo que ya casi no escuchamos la voz de los que mas cerca están, sin embargo, y aunque no este totalmente de acuerdo con todo lo que se emite en esta red, pero yo debo dar mil gracias a facebook, porque gracias a esto hemos logrado reunirnos varias veces este año con mis compañeras de colegio,,,, sabes han pasado 8 años desde que nos graduamos, nunca mas volvimos a saber nada una de la otra, y peor con las compañeras fisica, siempre hubo en el cole la típica rivalidad de especialidades y físicas y químicas nos odiabamos....
Sin embargo gracias a facebook ahora somos una sola masa de mujeres amigas que compartimos nuestra experiencia en la vida, que algunas ya casadas y con hijos nos aconsejan a las que seguimos solteras, ahora nos conversamos cada una de nuestras actividades y decisiones, incluso con compañeras que durante los años de colegio se fueron por seguir otro rumbo, hemos vuelto a tener contacto, que es de su vida, que estan haciendo, como les va...etc, etc.
Gracias al facebook, personas que tenemos a nuestros familiares en otro país podemos saber que estan haciendo, y como les va, y planificar viajes de visita....
si nos ponemos a analizar las ventajas y desventajas de facebook, veremos cuales son mas....
PAOLA

Hablemos A Calzon Quitado dijo...

Mmmm Snif, eso me llegó, no sobre las tildes, pero la verdad, sí estamos en otra época de la comunicación, es rápida, a veces entiendes mal lo que el otro dice, te da hasta celos de comentarios en páginas de quien te gusta y cosas así, pero es verdad la comunicación face to face es mejor jajajaja... Pero si no existiera el face, ahora no te conocería, ves?

Saludos,

MA

PD: Sabes q soy adicta a esto jajajaja

Zulma Chato dijo...

Hola Matías:
Sabes en muchas cosas estoy de acuerdo, en otras no. Te cuento que yo odiaba todas estas redes sociales, me parecían tan infructuosas, muestras de pérdida absoluta del tiempo, seres anónimos. En fin, mil ideas rondando mi mente.
Pero resulta que un día envié una convocatoria para que la gente se animara a donar libros y la respuesta fue INCREÍBLE. Personas de todos lados, solicitando información, escritor@s, artistas, cineast@s, creador@s, gente común, empezaron a escribir, a mostrar interés por mi proyecto, por la propuesta de revivir a las letras. Y ha sido fascinante conocer a miles de personas que viajan por tu misma onda.
Entonces pienso que es importante abrir espacios de conexión, el hasta dónde es la clave. La diversidad que puedes encontrar es impresionante.
Hablo de Facebook, tengo muchos contactos, planes de proyectos, ideas, sugerencias, enriquecimiento. Y por supuesto que lo importante es salir de ese anonimato, extender la red hasta ese mundo real donde también y no solo ahí, se tejen las relaciones.

Zulma Chato

Ando-Contando dijo...

hola... saludos desde Cuenca, te falto agregar que es una herramienta idónea para la "alcahuetería", la doble vida, la hipocresía contra uno mismo.

Por otro lado te invito a verle el lado bueno, cuando es aprovechado y explotado eficazmente.

Matías Dávila 2010, Todos los derechos reservados. Quito - Ecuador - Suramérica