viernes, 2 de octubre de 2015

¡Nos vamos a la mierda!




¿Has escuchado el término “oír llover”? Se refiere a que las cosas pasan sin que les pongamos atención. Poquito a poquito nos van “metiendo el dedo” y como nos vamos acostumbrando, ya es como “oír llover”.

TELEVISIÓN.
Pregunto yo, ¿a qué hora los grandes empresarios de la televisión -a nombre de nosotros las audiencias- decidieron HIPER PRODUCIR novelas? Rosa Angélica Montenegro de Alba, la millonaria avara que sabe un secreto que le da poder frente a María la sirvienta, ama a José Antonio Pallares Del Toro que, a su vez, está enamorado de María. Es un amor imposible porque los Pallares son de una familia de abolengo, pero lo que José Antonio no sabe, es que María es la hija y única heredera de los Montenegro, lo que la convierte en dueña de todo, inclusive de los camarógrafos, los guionistas el set y hasta del mismo José Antonio… Por Dios, dudo que una audiencia pida lo mismo y lo mismo y lo mismo. Otra cosa es que vean, que no es lo mismo que quieran y mucho menos que lo pidan.

MUSICA
“Yo me pongo bruto, tu te pones bruta y de que te lo hundo te lo hundo”. Una canción que en Youtube tiene más de 1 millón y 100 mil visitas. “Si necesitas reguetón dale… vamo a pegarnos como animales”. Otro “hit” que en Youtube superó las 4 millones de vistas. Y la lista es larga. ¿Está mal? ¿Dónde queda la libertad? Todos tenemos libertad de comer mierda pero está en nosotros el no hacerlo. “Es que solo es para bailar”; “Es que el ritmo es chévere”; “Es que nos pone alegres”. Esto es oír llover. Luego nos preocupa como sociedad el embarazo adolescente y el SIDA, pero qué podemos decir si nuestra propia música nos invita a aparearnos como animales. Parecería que los adultos y los jóvenes no entendemos el “link” que existe entre una cosa y otra.

ARMAS.
Hoy, 2 de octubre de 2015, está fresca la noticia de la matanza en Oregon. En Estados Unidos es “común” ver que locos animalizados disparan contra civiles inocentes. Lo paradójico es que ellos entienden que portar armas es un “derecho ciudadano”. Está consagrado en su constitución política en la Segunda Enmienda. Pero hay otro dato interesante. El famoso Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una organización que vela por la paz mundial, está conformada por los productores del 85% de las armas del globo… ¿estamos locos? ¿Cómo le ponen al ratón a cuidar el queso?

CINE
Y aquí estamos nosotros, haciendo fila para ver al “Hombre Hormiga”. ¡Hey!, pero si recién estuvimos viendo al “Hombre Araña” y al “Hombre Murciélago”… claro y al hombre elástico, al hombre de piedra, al hombre de fuego, al hombre mutante, al hombre dios y al hombre verde. Pero si no te gusta, puedes cambiarte de fila y ver al “Hijo del Diablo” y luego “La casa del Diablo”, o tal vez “La heredera del Diablo”, “La Vecina del Diablo”, “La voz del Diablo” o “El corredor de bolsa del Diablo”. El cine es la valeriana que usa el sistema para adormecerte. No sales de ahí para cuestionar nada… sales de ahí adormecido, excitado, sentimentalmente tocado para seguir siendo un ladrillo más de la pared.

Y bien, como te dije en el título, NOS VAMOS PARA LA MIERDA. Tal vez haya que empezar a cuestionarse antes de consumir. ¿Para qué?, ¿Por qué? y tal vez ahí nazca la verdadera libertad.
Matías Dávila 2010, Todos los derechos reservados. Quito - Ecuador - Suramérica