viernes, 26 de junio de 2015

PUTA en sus varios significados


Cuando emplees la palabra PUTA, hazlo con cultura porque pueden pensar que eres un bobalicón. Puta tiene algunas acepciones de las cuales quisiera hablar hoy. La primera es la más obvia, es el término despectivo de meretriz. Pero en el resto está la riqueza de la palabra.

“PUTA que frío”. Esta linda expresión denota énfasis en una circunstancia momentánea. Por ejemplo estaría mal si la utilizamos como “PUTA que 90 años”… porque el tiempo dentro de la expresión es sumamente largo. De ahí que es bonito escuchar un “PUTA que hambre”, “PUTA que sueño” o un “Puta que gobierno”…

La otra posibilidad, de las muchas ya conocidas para este riquísimo termino, es “PUGTA” con la letra “g” en medio. Esto significa ira pasajera. Puede usarse cuando uno se remuerde un dedo en el velador, al regársele el café del desayuno, en fin. PUTA con “g”, enaltece el término y lo convierte en una expresión de coraje, de rabia, de desahogue. Pero es incorrecto utilizar esta palabra en situaciones de ira prolongada. Por ejemplo está demás en “PUGTA que ley tributaria la que me hace pagar el 12% de IVA…” Simplemente no se escucha bien porque la derogatoria completa de esta ley podría tomar varios meses…

Luego está el tradicional “PUTA MADRE”. No significa de ningún modo que uno crea que la madre de uno ejerció, ejerce o ejercerá la práctica de la prostitución, sino más bien está relacionada al reemplazo del “caray”. Por ejemplo: “Caray, dejé las llaves del auto encima de la mesa del comedor” (departamento en un 4 piso y tu hablando desde el garaje) Esto puede reemplazarse con “PUTA MADRE dejé las llaves del auto encima de la mesa del comedor”. ¿Notan mis lectores que no hay una evocación explícita a pretender vincular a la madre de uno con ningún acto de naturaleza sexual?

PUTA O PUTÍSIMA es un término que ya empieza a tener cierta connotación afectivo sexualizada. Un marido que llama en la intimidad PUTA o PUTÍSIMA a su mujer, lo que está haciendo en el 84.8% de los casos es halagándola. El sinónimo sería: “Te desenvuelves tan bien en el acto carnal del coito, que mereces un premio”, o también “Te vistes de una forma tan provocativa que en este momento, si nos diera el tiempo, tendría ganas de mantener contigo una relación íntima”. Bella palabra que, para sorpresa de quienes identificaban a la palabra PUTA solo como insulto, une lazos de índole fraterno dentro de la pareja.

PUTONA, es una derivación del castizo PUTA. Es utilizada en un 74.1% de los casos más por las mujeres que por los hombres. Se la considera, dentro del argot masculino, como un término blando o “fresita” para hablar en lenguaje popular. Por eso es que escuchar de un hombre el término PUTONA, no es tan agradable y desdice de la virilidad del individuo. PUTONA es una palabra que quiere expresar “ligereza” a la hora de entregarse en el amor. Una mujer que tiene relaciones coitales con varios novios dentro de un mismo periodo, o que en un corto periodo ha tenido encuentros íntimos con varias personas es considerada –dentro del género- como PUTONA que, en este caso particular, no es visto como insulto, sino solo como un pícaro adjetivo calificativo. Va acompañada casi siempre por una sonrisa por parte de quien la pronuncia y su respuesta casi siempre es otra sonrisa, lo que habla de su naturaleza bonachona más que de un intento de agresión.
Espero, mis queridos lectores, que este artículo les permita utilizar correctamente el término para que su utilización no genere desgaste o banalidad. Suyo siempre, este su amigo
Matías Dávila
@matiasdavilau en Twitter, para quienes tiene mucho tiempo disponible.
Matías Dávila 2010, Todos los derechos reservados. Quito - Ecuador - Suramérica